Ya es una realidad la normativa que obliga a las comunidades de vecinos a tener ascensor para edificios en donde viven personas con discapacidad o mayores de 70 años.

Con esta medida se podrían beneficiar en la Comunidad Autónoma Andaluza un mínimo de 3000 ciudadanos entre las ocho provincias, traduciéndose en la posible instalación de 136 nuevos ascensores en Andalucía.

Esto supone una modificación inmediata del régimen de propiedad horizontal, y al mismo tiempo se favorece la inclusión social y la igualdad, ya que en la Comunidad Autónoma Andaluza se viene sufriendo una dura realidad. Existen miles de edificios comunitarios antiguos y sin ascensor, lo que supone que multitud de ciudadanos vivan con una escasa calidad de vida, y con el hándicap de tener que batallar tramos y tramos de escaleras para simplemente salir a la calle.

En este sentido, hay que destacar que GTAA, Gabinete Técnico Andaluz de Accesibilidad, ofrece un servicio integral que facilita, que tanto vecinos de los edificios con estas necesidades, como administradores, puedan verse liberados de trabas administrativas, de índole técnico, y de financiación, para que el proceso de obtención de la correspondiente ayuda para su ascensor sea fácil y fluida.